3 TIPOS DE TRABAJO CON TU ALMA QUE TE LIBERARAN  DEL MIEDO, CULPABILIDAD Y RESENTIMIENTO

SI NO NOS DEDICAMOS A DESCUBRIR LA VOZ DEL ALMA, NOS SENTIMOS PERDIDOS EN LA VIDA. DESDE EL MOMENTO DE DESPERTARSE AL MOMENTO EN QUE CAEMOS DORMIDOS, NUESTROS SENTIDOS ESTAN BOMBARDADOS POR UNA ESTIMULACIÓN CONSTANTE. ESTO NOS DEJA EN UN ESTADO CASI ESQUIZOFRENICO DONDE CONFUNDIMOS NUESTROS PENSAMIENTOS CON LA REALIDAD.

Algunos de los mitos más comunes que creemos – no sólo personalmente, sino como una especie colectiva – incluyen:

• Nuestras circunstancias son responsables de nuestro dolor.
• Otras personas son responsables de nuestro dolor.
Estamos a merced de la vida, por lo tanto, no tenemos más remedio que sufrir.

Cuanto menos cuestionemos nuestras creencias, más consumen estas nuestras vidas y desorientan nuestras acciones. En otras palabras, cuanto más nos mantenemos estúpidamente ocupados, más pequeña es la voz del alma. Así, acabamos más confundidos y engañados.
El trabajo con el alma es el proceso de redescubrir esa voz interior de nuevo. Proporciona un mapa para encontrar tu «norte verdadero» o centro interno.
Una nota rápida:

Este artículo no sólo se ha escrito para leerlo, se ha de absorber y experimentar activamente. Por favor revisa este artículo tantas veces como sea necesario y tómete tu tiempo experimentando con cada forma de trabajo espiritual. Para sacar el máximo provecho de este artículo, es muy importante que lo pongas en práctica. De lo contrario podrías olvidarte de estas prácticas, y sería una lastima porque son tan poderosass y podrían cambiar tu vida.

3 TIPOS DE TRABAJO CON EL ALMA QUE PONDRAN FIN A TU SUFRIMIENTO

Todos queremos descubrir la fuente de nuestro dolor. Además, todos queremos dejar de sufrir. Pero para muchos de nosotros esta es una búsqueda sin fin.
El trabajo con el alma demuestra que no tienes que mantener una búsqueda interminable para acabar con tu sufrimiento. De hecho, tu sufrimiento puede perecer en un instante. En otras palabras, no es necesario pasar la vida tratando de sacrificarte, esforzarte y luchar para dejar de sufrir.
Como profesora y alumna del trabajo espiritual, quiero compartir con vosotros las tres formas principales de trabajo espiritual que se pueden practicar y combinar en cualquier momento.

Tened en cuenta que si bien estas prácticas pueden detener permanentemente tu sufrimiento, requieren tiempo, esfuerzo, práctica, persistencia y honestidad.

1. AUTO INDAGACIÓN
La auto-indagación es el proceso de cuestionar y examinar tus pensamientos. Esta habilidad rara vez se nos enseña cuando somos jóvenes, pero es una práctica fundamental del trabajo espiritual.
Como cualquier cosa, la auto-indagación requiere práctica y persistencia. También requiere que seas absolutamente honesto contigo , de lo contrario no lo encontrarás eficaz en absoluto.
Estos son algunos de los pasos:

• Preguntate «¿Qué estoy sintiendo?»
• Preguntate: «¿Cuál es el pensamiento que está causando este sentimiento?»
• Preguntate: «¿Qué siento cuando pienso en este pensamiento?»
• Preguntate, «¿Sé 100% que el pensamiento __________ es cierto?»

Aquí hay un ejemplo:

• «¿Qué siento?» Respuesta: Miedo.
• «¿Cuál es el pensamiento que está causando ese sentimiento?» Respuesta: El pensamiento es que mi pareja está interesada en otra mujer.
• «¿Qué siento cuando creo en este pensamiento?» Respuesta: Me siento abandonada, asustada y resentida hacia él.
«¿Sé 100% que el pensamiento de que» Mi pareja está interesada en otra mujer «es cierto?» Respuesta: No, no lo sé.

Aquí podemos ver que el miedo «Mi pareja está interesada en otra mujer» es sólo un pensamiento. La circunstancia no es responsable del dolor, pero los pensamientos sobre él lo son. No es la realidad, hasta que se demuestre lo contrario. Después de esta comprensión, el dolor y el miedo se disuelven de una forma natural, dejando una experiencia de paz y bienestar.

Pero vamos a dar un paso más allá. ¿Qué pasaría si tu pareja realmente durmiera con otra mujer? Harías la auto-indagación otra vez:
• «¿Qué siento?» Respuesta: Tristeza y dolor.
• «¿Cuál es el pensamiento que está causando ese sentimiento?» Respuesta: El pensamiento es que mi pareja ya no me ama.
• «¿Qué siento cuando creo en este pensamiento?» Respuesta: Me siento inútil, poco atractiva y sola.
• «¿Sé 100% que el pensamiento de que» Mi pareja no me quiere más «es cierto?» Respuesta: No, no lo sé.
Aquí podemos ver que la causa del sufrimiento no era tu pareja, sino tus PENSAMIENTOS acerca de tu comportamiento.

La auto-indagación no tiene por qué ser como una formula. Eres libre de elegir qué preguntas hacer. Otros ejemplos incluyen:

• «¿Puedo encontrar pruebas de que este pensamiento no es cierto?»
• «¿Cómo me siento cuando tengo este pensamiento?»
• «¿Cómo me sentiría sin ese pensamiento?»
• «¿Cuáles son mis creencias subyacentes?»
«¿Ha sido la emoción creada por mis pensamientos, o por la circunstancia misma?»

Para un excelente examen de pensamientos, os recomiendo el trabajo de Byron Katie o Noah Elkrief.

2. AUTO-OBSERVACIÓN
La auto-observación es la práctica de observar objetivamente tus pensamientos, sentimientos y sensaciones. Se trata de cultivar la conciencia del momento presente y acompañarlo con las otras dos prácticas mencionadas en este artículo (auto-indagación y trabajo con la Sombra).
La autoobservación puede desarrollarse a través de una práctica formal de meditación, práctica corporal (como el yoga o el qigong), la respiración consciente o la práctica de la atención diaria. El objetivo es simplemente tomar conciencia de lo que está sucediendo dentro de ti.
Me gusta pensar en la autoobservación como el pegamento que une a otras prácticas de trabajo espiritual. Sin llegar a ser consciente de tí mismo, es muy difícil frenar y prestar atención a lo que estamos pensando y sintiendo.

3. TRABAJO CON LA SOMBRA
Muchas personas me han preguntado acerca de qué rituales incorporar en el Trabajo con la Sombra. Mi respuesta es que el trabajo con la sombra no tiene que ser una práctica complicada o detallada (¡si no quieres que lo sea)! De hecho, se puede practicar en cualquier momento.
El Trabajo con la Sombra es la práctica de identificar, aceptar, amar e integrar las partes de ti que crees que son secretamente vergonzosas, embarazosas, inaceptables, feas o que dan miedo.
A menudo, este proceso involucra  prácticas como un viaje chamánico, la recuperación del alma y el arte terapia, pero en su esencia, el Trabajo con la Sombra es sobre el auto-descubrimiento, la comprensión y la aceptación incondicional – cualquier forma que tome. (aunque pueden utilizarse más técnicas)
Como mencioné anteriormente, el Trabajo con la Sombra se practica usando la auto-observación. Parte de esta práctica de auto-observación implica afinar las sensaciones corporales y usarlas como disparadores para comenzar el Trabajo con tu Sombra.
Las emociones siempre se manifiestan en nuestros cuerpos, así que cuando sientas una sensación incómoda (como opresión en la garganta), es posible encontrar la emoción y la creencia que apoya ese sentimiento. Te mostraré un ejemplo de esto a continuación.

En última instancia, el propósito del Trabajo con la Sombra es llevar las creencias inconscientes, las autoimágenes, los juicios y los impulsos a la luz, y la meta es entenderlos y aceptarlos amorosamente. La represión de cualquier tipo es perjudicial para el cuerpo, la mente y el alma. Se trata de liberarse.

Los pasos principales aquí implican:

• Tomar conciencia de lo que sientes físicamente.
• Tomar conciencia de la emoción que esta unida a ese sentimiento físico.
• Tomar conciencia de lo que te rodea y qué pensamiento provocó el sentimiento.
• Permitirte experimentar plenamente tus sensaciones físicas y emocionales sin evitarlas, distraerlas o reprimirlas.
• Preguntando, «¿Por qué reaccioné de esa manera?»
• Afirmando: «Me perdono, me acepto, me amo a mí mismo».
Preguntar: «¿Era realmente yo?». En otras palabras, ¿el pensamiento, la experiencia, el descubrimiento, el rasgo de personalidad, la acción o la decisión eran realmente «túyas»?

He aquí un ejemplo:

• Tus mejillas están enrojecidas y tu pulso comienza a acelerarse.
• Haces una pausa.
• Tomas nota de lo que te rodea y de lo que está sucediendo en este momento, preguntando «¿Por qué siento estas sensaciones?» Y «¿Qué emoción siento?»
• Te das cuenta de que has visto a un hombre atractivo. Como resultado, te sientes nervioso y avergonzado al mismo tiempo.
• Tu atención te lleva de nuevo a tu cara caliente y los latidos rápidos de tu corazón.
• Haces una respiración profunda y simplemente te permites sentir lo que siente. No rechazas tus sensaciones físicas o emocionales, sino que te das permiso para sentirlas.
• Una vez que te hayas calmado, te preguntas, «¿Por qué reaccioné de esa manera cuando vi a ese hombre?» Sigue haciendote esta pregunta hasta que obtengas una respuesta honesta.
• Te das cuenta de que te sientes nervioso y avergonzado porque no quieres admitir que encuentras a los hombres atractivos, aunque eres un chico. En otras palabras, estás negando tu sexualidad.
• Te abres a este descubrimiento diciendo: «Me perdono a mí mismo, me acepto a mí mismo, me amo» o lo que sea más sincero para ti. Luego te sientas con eso durante un tiempo, sintiendo que las palabras estimulan sentimientos de aceptación.
A continuación, pregunta a tu pensamiento / descubrimiento / creencia, «¿Soy realmente yo?»

Una nota final acerca de hacer la pregunta, «¿Soy realmente yo?» Esta pregunta es una pregunta cañon. Puede realmente transformar cada idea que has tenido sobre ti. Estoy hablando de la obliteración completa. Puedes volver a programar tu mente para ver la realidad. Ésta es la mejor cosa que podría sucederte. Pero por favor eso es solo mi opinión. Quiero que experimentes con esto tu mismo.
«¿Soy realmente yo?» Es la pregunta de todas las preguntas. Yo personalmente lo considero una cuestión sagrada y un imperativo para el trabajo espiritual. Puedes encontrar más información sobre esta pregunta en mi artículo «6 preguntas muy poderosas para pedir al alma que despierte».

Rosa Puerto