CELEBRANDO A GAIA

El Centro Rosaleah lleva celebrando solsticios y equinoccios 18 años.

Nuestro objetivo es crear comunidad y un espacio sagrado, amoroso y seguro donde compartir, celebrar, recibir, aprender los cambios energeticos que Gaia experimenta durante los solsticios y equinoccios.

Nuestros encuentros/celebración te ofrecen participar en un ritual ancestral, tocarás percusiones, bailaras, cantarás en grupo, meditaras, crearás algo para llevarte a nivel energético durante  la sanación en grupo que Rosa ofrece siempre durante los solsticios o equinoccios; recibirás un mensaje personal  a través de las cartas Semillas Estelares o Codex de Luz que  Rosa Puerto ha creado para trabajar como brújula interna y por ultimo una sanación-concierto  a través del sonido de los cuencos de cuarzo, gongs, cuencos tibetanos y voz.

Ven a experimentar un encuentro mágico e inolvidable, trae  a un amigo, una gran sonrisa y ganas de celebrar la llegada de esta festividad con alegría.

Con cada equinoccio o solsticio nos reúnimos para sintonizarnos en todo el mundo a esa hora y ofrecer juntos una oración-celebración a Gaia.

Ven a celebrar y compartir este instante sagrado en compañía de otros que como tú siente la necesidad de unirse a los ciclos de Gaia.

¿Que significa cada cambio de estación?

Pues si empezamos por el equinoccio de primavera simboliza un renacer, despues del invierno.El movimiento de la primavera es ascendente y hacia el exterior, es el inicio del ciclo vital y nosotros  empezamos  a mover nuestra energía. Aqui te invitamos a mover tu energía, a expandirte y hacer visible aquello que se haya estado gestando durante estos últimos meses de invierno.

El solsticio de verano se trata de una festividad que celebra el placer y la alegría de la vida y la abundancia de la naturaleza. Marca la mitad exacta del verano celta.

Con el otoño  y su equinoccio celebraremos  un momento de perfecto equilibrio, cuando la luz y la oscuridad, el día y la noche son iguales. La danza del otoño es la del cambio y de la liberación. Y en medio de todos los colores, torbellinos y movimientos, nos maravillamos ante los silencios repentinos………aunque nuestro viaje es un viaje interno, una estación para acumular nuestra provisión de sentimientos.

El solsticio de invierno tiene una faceta de recogimiento y magia callada y sanadora, de cuidar nuestro interior, para así emerger, revitalizados en primavera. Es como si anheláramos invernar, para gestar dentro de nosotros ideas que en la primavera verán la Luz.