¿A QUIÉN LE GUSTA EL SONIDO DE SU PROPIA VOZ?

Para muchas personas que han tenido momentos de muchísimo conflicto en sus años de formación (infantil o juvenil) o, a veces como adultos, no quieren realmente escucharse. Lo que les sucedió es que como individuos empezaron a filtrar selectivamente los sonidos, llegando a incluso no oír tonos musicales, y tal vez en la actualidad cada vez están un poco más sordos.

Todos nacemos con la capacidad de curarnos con nuestra propia voz. Esta cualidad de sanarse a través  de la voz puede variar desde la comunicación de nuestro asombro con tan sólo escuchar una bella voz, o bien la calidad pura de un tono que afecta el cuerpo físico y emocional de la persona a quien se dirige.

Entonces, ¿qué es lo que sucede?

Todos hemos nacido para ser capaces de hacerlo, sin embargo, un gran porcentaje de la población en general como cree que no son capaces de hacerlo en absoluto, pues siguen ahi. Y así, las personas que, en todos los demás aspectos, están funcionando plenamente como miembros de nuestra sociedad tienen su desarrollo encarcelado desde su infancia. Mi experiencia es que es esencial  descubrir tu hermosa voz.

¡La voz es una parte natural de nuestro ser! Se nos han dado algunas herramientas increíbles para explorar nuestro potencial como seres humanos.

Otra razón es que la voz es una de las principales claves que se nos han dado para acceder a un estado de comunión con Lo Divino; entender y experimentar una relación natural con lo que se ha llamado sagrado. En lugar de utilizar  conceptos y creencias para tratar de elevar nos,  creamos ese estado donde experimentamos mucho más de “la realidad”.

Así que aquí tenemos algunas de las razones por las que es tan importante redescubrir nuestra voz natural. Y, como en general nos hacemos más conscientes, queremos liberarnos de las limitaciones de estos aspectos atrapados y heridos. Hay también muchos otros beneficios al descubrir tu voz natural.

-Capacidad para acceder a algunos de los aspectos superiores de nosotros mismos a través de la voz o por medio de tonos puros.

-Liberar tu voz  mejora  tu capacidad para escuchar. -¿Qué hay por descubrir dentro de ti? pues la capacidad de escuchar sin juzgar, para escuchar sin pensar lo que dirás, o sin querer saltar y corregir o estar de acuerdo con el orador.

-Ser un verdadero oyente es como dar un regalo a alguien. Cuando una persona experimenta la red de seguridad de atención y el enfoque que tu creas, tiene la oportunidad de expresar cosas que no ha sido capaz de expresar alguna otra vez en su vida.

-Cuando empezamos a acceder a la pureza de nuestros propios tonos, empezamos a ser conscientes de las claves en el viento, en el mar, y en el canto de los pájaros.

En actualidad ya se conoce que los sonidos de alta frecuencia cargan la corteza cerebral.

-Tu capacidad de “hablar tu verdad.”

-La libertad que se experimenta cuando expresas  tu verdad, ya sea simplemente diciendo “NO” claramente (y ser escuchado,) o un conjunto de más complicadas interpretaciones emocionales que están tratando de comunicarse, y que puedes sentir dentro de muchos otros aspectos de tu vida.

Cuando una persona siente que no puede cantar una melodía  afinadamente y se entera de esta idea de poder ser capaz de cantar en sintonía, no puede concebir, donde  podría empezar para desentrañar  su voz. El proceso, como tantas cosas de este tipo, es realmente muy simple. Lo primero es conseguir relajarse. Eso implica que ríes, mueves tu cuerpo, te sientes libre para gemir, o hacer ruidos, o gritar.

En esta etapa no estamos pensando en afinar la voz. Ya que muchas personas necesitan simplemente despegar con sonido a nivel general, por lo que lo primero que se debe hacer es……….. Hacer despegar la voz.

El primer sonido en el que realmente te concentras en producir es un profundo gemido desde el  corazón. Un gemido completo que alcanza hasta el vientre y más allá, es quizás el sonido más relajante que la voz humana puede hacer. Lo sientes que reverbera en el abdomen, incluso en tus manos y piernas. Cuando la gente por primera vez  gime, es probable que se encuentren con la necesidad de abrir la boca! Esto suena tan simple, pero cuando has estado amamantando a la supresión de la expresión de toda una vida, simplemente abriendo la boca completamente puede ser todo un viaje liberador. Algunas veces, incluso en esta etapa, las personas ya experimentan una liberación emocional al liberar su voz natural.

Rosa Puerto

Psicoterapeuta, arte terapeuta, terapeuta de sonido, facilitadora de psicodrama y dinámica de grupo y formadora de terapeutas de sonido en España y Latinoamérica.

Si deseas más información sobre los talleres de voz que Rosa imparte

Entra en www.rosaleah.com