Aceptando mi cuerpo de mujer, el camino hacia el cambio y el bienestar.

Nuestro cuerpo es nuestro templo. De hecho es el reflejo físico de nosotras mismas, de todo aquello que sentimos a nivel interno y de nuestra alma. Por eso es importante escuchar a nuestro cuerpo, comunicarnos con él y amarlo y aceptarlo tal y como es ya que al fin y al cabo, nuestro cuerpo es uno de nuestros reflejos más fieles

¿Qué te dice tu cuerpo de ti? ¿Te gusta? ¿Te desagrada? ¿Lo detestas? ¿Lo odias? ¿Lo amas? ¿Lo cuidas? ¿Lo escuchas? ¿Lo miras? ¿Lo acaricias? ¿Lo ignoras? ¿Lo amas?

Sea cual sea la respuesta que has dado, aquello que sientas hacia tu cuerpo y cómo lo tratas es un reflejo fiel de lo que sientes hacia ti misma y de cómo te tratas

Nuestro cuerpo físico, es el reflejo de nuestra mente y por lo tanto, es también el reflejo de nuestra auto-estima y de aquello que pensamos y opinamos sobre nosotras mismas. Nosotras somos mucho más que cuerpos y en función de cómo esté nuestra autoestima, así valoraremos nuestro cuerpo La causa de cualquier cosa que no nos gusta de nuestro propio cuerpo, está en nuestra mente y solo desde ella podremos sanar

Tengo una chica preciosa en consulta que ha conseguido adelgazar unos 20 kilos. El tema no es convertirnos en figurines, sino en tener el cuerpo que deseamos tener y que de hecho es el reflejo de nosotras mismas, de nuestra alma. Además, el caso de esta mujer es muy bonito ya que conforme fue aumentando su autoestima, confiando en ella misma y sintiendo que ya no tenía la necesidad de esconderse ante nada ni nadie, fue cuando empezó a adelgazar

A continuación, te comparto los pasos claves para aprender a aceptar tu cuerpo de mujer. Son los siguientes:

1) Aceptación: Tu cuerpo habla de ti. De cómo te has tratado y de cómo has vivido hasta el día de hoy. Si no te gusta tu cuerpo, respóndete a las preguntas siguientes: ¿Por qué he creado este cuerpo? ¿De qué intento protegerme? ¿Con quién estoy enfadada? ¿Contra quién tengo resentimiento? Si escuchas con atención, es posible que te sorprenda la respuesta ya que la verdad de todas ellas se esconde en tu cuerpo

2) La posibilidad del cambio: El cambio siempre es posible y el primer paso para conseguirlo consiste en ser sincera contigo misma y tener la valentía suficiente de escuchar los mensajes que te manda tu cuerpo. El objetivo es aprender a escuchar a nuestro cuerpo y comunicarnos con él ya que cuanto más lo hagamos, más nos estaremos sanando a nosotras mismas

3) El poder de la acción: Todo cambio que se desea, requiere que hagamos algo en alguna dirección y, por lo tanto, que nos pongamos en acción. Por eso, si deseas mejorar algo referente a tu cuerpo, piensa que es posible ya que tú y solo tú eres la arquitecta de tu vida y de tu cuerpo. El cambio siempre es posible si tienes los pasos para lograrlo y la voluntad de llevarlos a cabo

Recuerda que es muy importante que aprendas a aceptar tu cuerpo de mujer ya que tu cuerpo te está hablando de ti misma. Y recuerda también que si hay algo que deseas cambiar, tan solo tú tienes el poder de conseguirlo.

Rosa Puerto

Psicoterapeuta, arte terapeuta, terapeuta de sonido

www.rosaleah.com