Cuando visualizamos pensamos visualmente más que verbalmente, conseguimos ver y manipular objetos con nuestro ojo mental. Pensamos metafóricamente, puesto que “vemos” las similitudes entre conceptos dispares.

En este “pensar sin palabras” utilizamos prácticamente los mismos sistemas cerebrales que usamos para procesar la información sensorial procedente del entorno y que captamos a través de los órganos sensoriales (ojos, orejas, nariz, piel o partículas gustativas).

Es decir, que las imágenes visualizadas activan las mismas partes del cerebro que las que activarían el “imput” sensorial real, esto significa que estas partes del cerebro no adivinan la diferencia entre el objeto real y el objeto visualizado o imaginado.

La visualización incluye no sólo la capacidad de ver imágenes que no están en el entorno exterior, sino también la capacidad de oír, oler, sentir y saborear lo que no está aquí.

Beneficios de la Visualización

•   Relaja el cuerpo: Los pensamientos que fluyen por el hemisferio izquierdo bajan su frecuencia, para unirse al hemisferio derecho del cerebro, lo que produce un mayor equilibrio en el organismo.

•   Elimina el estrés: Con la visualización se pueden reducir las tensiones, mejorar la comunicación con el cuerpo, por lo que se entra en una intensa paz y armonía.

•  Actitud positiva: La visualización de situaciones positivas ayuda a dejar atrás los miedos, resentimientos, culpas críticas y auto-reproches.

•  Fortalece las defensas: Los pensamientos positivos, a través de la visualización, generan sustancias químicas que benefician nuestro organismo al mejorar el sistema inmune.

•  Promueve el perdón: Se aprende a tolerar a las personas y a tener una comprensión más amplia de las situaciones.

•   Crea una conexión entre las emociones, sentimientos y necesidades.

•   Equilibra la energía, armonizando los centros de energía.

 Aumenta la creatividad creando un vínculo entre los caminos deliberados y espontáneos del pensamiento, contribuyendo a encontrar soluciones creativas a los problemas.

•  Genera la utilización del pensamiento hipotético ¿Y si…? que ayuda a tomar decisiones que pueden tener impacto sobre nuestra seguridad y nuestro futuro.

•  Proporciona en el cerebro la base necesaria para formar una imagen coherente del mundo (nuestro esquema del mundo) y para formar una imagen coherente de uno mismo (nuestra identidad personal). Dos elementos esenciales para disfrutar de una buena salud mental.

•   Diversos estudios sugieren que la visualización mental colabora en el proceso de curación.

•   Resulta muy beneficiosa para la práctica deportiva.

• Muchos músicos, cirujanos e incluso personas que realizan trabajos de alto riesgo afirman utilizarla para practicar sus habilidades.

Los niños, los actores y los aficionados a soñar despiertos conocen bien la visualización, es el estado que crea lo que se conoce como “universo interior”.

Aquí tienes varias visualizaciones para tus centros energéticos  http://www.rosaleah.com/product/meditaciones-para-el-alma-mp3/

Rosa Puerto