EL CICLO DEL PERIODO: 5 RAZONES POR LAS CUALES EL TIEMPO DE TU LUNA ES SAGRADO Y PODEROSO

ESTOS DÍAS, LA MAYORÍA DE LAS MUJERES ESTÁN «INCONVENIENTEMENTE», MOLESTAS, O BIEN INDIFERENTES A SUS CICLOS DE PERÍODO. SI ERES UNA MUJER, TOMATE UN MOMENTO PARA PENSAR EN TUS SENTIMIENTOS HACIA TU MENSTRUACIÓN. ¿CÓMO TE SIENTES (O NO SE SIENTE)?
El ciclo del período es, en promedio, de 28 días e implica el desprendimiento del revestimiento uterino una vez al mes a través de la vagina. En promedio, la menstruación dura entre 3 y 7 días, y en este momento es común experimentar muchos efectos secundarios. Estos efectos secundarios pueden incluir, por ejemplo, cambios de humor, fatiga, calambres y problemas de la piel como el acné.
A todas nos enseñaron esto, ¿verdad? Y sin embargo, esta descripción puramente biológica fue probablemente la ÚNICA cosa que te enseñaron sobre el ciclo del período y su significado.
En este artículo quiero poner conciencia sobre los mitos que se han estado usando durante tanto tiempo sobre nuestros períodos, y quiero mostrarte cuán hermoso y poderoso es realmente tu Tiempo lunar.

MI EXPERIENCIA
Primero quiero compartir con vosotras mi propia experiencia.
Cuando recuerdo mi propia menarquía (la primera vez que experimenté mi período), recuerdo que nadie me habia explicado nada.
Tenia 13 años recien cumlidos y ese dia habia fallecido en un accidente de coche mi maestra favorita, estaba triste y en shock, al llegar a casa empece a sangrar por primera vez.
Mi madre me dio una compresa y me dijo que no podia hacer esto y lo otro durante la menstruación, que era un engorro y poco más.
En la escuela secundaria, habia susurros tímidos de otras estudiantes que estaban pasando por su menstruación. Pero nadie hablaba mucho de ello.
A medida que fui creciendo y me volví sexualmente activa, tuve que investigar que podia hacer ya que mi madre no me explico nada sobre el tema. Era una epoca en que no se recetaba la píldora. Tuve que ir a un centro de planificación familiar alla por los años 77 . Después de tomar la píldora tres años, la dejé porque tenía entumecimiento emocional y creativo, depresión mensual (o lunar) y otros efectos secundarios.
Salir de la píldora me mostro cuán fuera de contacto estaba con mi cuerpo y el ciclo de mi período. Durante muchos meses después de suspender la píldora, mi cuerpo estubo en estado de shock. A medida que mi cuerpo comenzó a confiar en las hormonas sintetizadas, mi cuerpo olvidó cómo fabricar y regular el suyo propio. Así que tuve problemas para tener un período regular o saludable durante varios meses. También descubrí problemas y disfunciones en mi cuerpo que la píldora había suprimido o exacerbado, como la fatiga suprarrenal, y la deficiencia de vitaminas.
Pero, curiosamente, el mismo mes en que me quité la píldora (y cambié a un método anticonceptivo alternativo), me sentí mucho mejor.
Si bien respeto lo que la píldora ha hecho por las mujeres en todo el mundo, no puedo evitar preguntarme qué nos está enseñando sobre nuestros períodos.
Ahora ya desde hace años entre en la menopausia, una experiencia de integrar todos mis arquetipos internos, y me ha enseñado mucho tambien de mi esta etapa y de quien soy en la actualidad.

LA DENIGRACIÓN DE LA MENSTRUACIÓN FEMENINA EN LA VIDA COTIDIANA

¿Cuántas veces has escuchado que las mujeres que te rodean se refieren a sus períodos como una «maldición», o incluso hablan sobre sus períodos con sarcasmo («es esa época del mes otra vez»)?

Sin embargo, antes de que comenzáramos a percibir nuestros períodos mensuales como molestos, espeluznantes y asquerosos, los honramos e incluso planificamos nuestras vidas a su alrededor.
¿Puedes creer que en las culturas antiguas el ciclo del período fue profundamente respetado y venerado? Aunque en estos días hacemos todo lo posible para ignorar y controlar nuestros ciclos, nuestras antepasadas realmente lo celebraron y lo dejaron fluir de forma natural.
El ejemplo más famoso se puede encontrar entre las tribus nativas americanas que reservaron Tienda Luna para sus mujeres que menstrúaban. Estas Logias lunares eran lugares para que las mujeres se reunieran, descansaran, hicieran una introspección y soñaran. En esta época del mes en que las mujeres eran más sensibles, a menudo tenían sueños proféticos sobre cómo cazar y gobernar la tribu.
Algunos dicen que, de acuerdo con una tradición de los nativos americanos, la forma más rápida de destruir una aldea era simplemente destruir sus Logias lunares, el lugar donde se reunían las mujeres. Y otros dicen que, según los Cherokee, la sangre menstrual se consideraba una fuente de fuerza femenina que podía destruir a los enemigos.
En estos días, en algunas culturas modernas como en Ghana, Costa de Marfil y la del Pacífico Sur, el ciclo del período se respeta, incluso se celebra. Sin embargo, la mayoría de las veces, la menstruación parece estar denigrada. Si no mira tu propia educación. Es probable que te hayan enseñado que tu período es algo socialmente inaceptable como tema de conversación, o incluso repugnante y vergonzoso. De hecho, si te criaron en una cultura muy religiosa, te enseñaron que tu período te convierte en algo así como una lunática. De hecho, si te criaron en alguna de las principales religiones del mundo (el judaísmo, el cristianismo, Islam, etc.) probablemente te enseñaron directa o indirectamente que la menstruación te hace impuro o sucio. Y a lo largo de la historia, las mujeres en sus períodos han sido patologizadas y medicalizadas (la época victoriana), y realmente se las consideraba malditas (antiguos romanos, Europa medieval). Desafortunadamente, estas creencias degradantes se han filtrado sutilmente en nuestras actitudes culturales actuales hacia el período femenino

¿PORQUE EL CICLO DEL PERIODO ES SAGRADO Y PODEROSO?

Hay mucho más en el ciclo del período de lo que nos han enseñado. Nuestros ciclos de períodos son físicos, pero también son emocionales, mentales y espirituales. En otras palabras, la menstruación no se trata solo de sangrado, calambres y PMS. En realidad, los síntomas menstruales son, en realidad, mensajes disfrazados que le dicen que disminuya la velocidad y respete su cuerpo. De hecho, todos los meses, nuestros períodos nos revelan cuántas toxinas físicas y emocionales hemos acumulado, y se nos muestra el estado de nuestro yo interior con total crudeza. Para muchas mujeres, este tipo de honestidad es muy doloroso y desalentador de enfrentar. Pero eso es solo porque no nos han enseñado cómo escuchar y vivir en sincronía con nuestros ciclos.
Entonces, ¿por qué el ciclo del período no solo es sagrado sino también poderoso?

1 Nuestros sentidos se intensifican. Esto incluye nuestro sentido del gusto, el olfato, la vista, el tacto y el oído. Como resultado, esto nos hace más conscientes.

2 Soñamos con más frecuencia. Durante nuestro Tiempo lunar, es mucho más probable que experimentemos sueños lúcidos y proféticos.

3 Nuestra energía está enfocada hacia adentro. Esto nos hace menos disponibles emocionalmente para otras personas, y más centrada en las lecciones que necesitamos aprender sobre nuestras vidas.

4 Somos más intuitivos. Nuestra mayor sensibilidad en el momento de la menstruación nos hace más receptivas y abiertas a la vida.

5 Estamos en proceso de muerte y renacimiento. En otras palabras, este momento del mes es la oportunidad perfecta para «dejar ir» los viejos patrones, hábitos y pensamientos que ya no nos sirven. Esto se expresa físicamente mediante la liberación de la sangre de nuestro útero. Muchas mujeres se preguntan por qué están malhumoradas e irritables en esta época del mes. A menudo, el resultado de este malhumor es meterse en peleas con amigos o cónyuges. Cuando se analizan estos síntomas comunes, vemos que las mujeres simplemente quieren que las dejen en paz. ¿Y qué mejor manera que luchar y repeler a los demás? Esto se debe a que no solo carecen de la energía física (debido a la pérdida de sangre y la fatiga), sino que están siendo llamados a tomarse un tiempo para sí mismas.

Esta es una llamada biológica profunda. Pero el problema es, ¿cómo podemos tomarnos un tiempo para nosotras mismas? Muy pocas de nosotras tenemos la capacidad de irnos de retiro durante nuestros períodos. La mayoría de nosotras tenemos trabajos a tiempo completo, niños y otras tareas exigentes que atender. Entonces, ¿qué podemos hacer para honrar nuestra Luna?

¿CÓMO HONRAR TU TIEMPO DE LUNA (PERÍODO DE CICLO)?
El primer paso para honrar tu tiempo lunar es comprender que es un ciclo.
Y este ciclo se puede dividir en cuatro etapas:
Menstruación – Invierno – La Bruja – Días 1-7
Pre-ovulación – Primavera – La doncella – Días 7-14
Ovulación – Verano – La madre – Días 14-21
Antes de la menstruación – Otoño – La anciana – Días 21-28
Como podemos ver, cada semana corresponde a una temporada diferente y una etapa femenina. Por lo tanto, cada semana tiene su propia energía para conectarse. Aprender a amar a tu cuerpo durante la menstruación consiste en darse cuenta de que, como mujer, eres un ser cíclico. Esta es una de las cosas más encantadoras y bellas de ser mujer: tu cuerpo, tu mente y tus emociones constantemente menguan y fluyen. Eres como la luna, las estaciones, la fuerza de la vida misma. De hecho, todo el ciclo menstrual tiene que ver con el nacimiento, la vida, el crecimiento y la descomposición. Esto hace que tu ciclo menstrual sea sagrado, ya que eres la encarnación de la vida y la muerte. Cada mes tienes la oportunidad de vivir de acuerdo con los patrones de esta constante fluctuación de energía dentro de ti.
Aquí hay algunas formas en que puedes aprender a honrar tu tiempo lunar.
Reconoce cómo te sientes: en este momento te sientes sensible, tranquila, y concentrada interiormente. Cualquier problema que haya sido suprimido o aparcado durante el mes se está revelando a través de tu estado físico y mental. Estás en el proceso de dejar morir cosas viejas, tanto física como mentalmente. Estás en la etapa de descanso y renovación. No deseas que te molesten.
Frases clave: «Me siento tranquila», «Por favor, no me molestes».
Después de sangrar: «Me siento suave y sensible», «Inmediatamente estoy entrando al mundo».
¿Que puedes hacer? 

  • Explorar a lo que te has aferrado y a lo que puedes dejar ir durante esta etapa
  • Tomar tiempo a solas todos los días
  • Medita y dedica tiempo al trabajo del alma
  • Registra tus pensamientos o sueños
  • Ház les saber a tus amigos o familiares que te tomarás un tiempo para ti
  • Prepara una gran comida para alimentar a tu familia antes de que comiences tu período para no tener que cocinar.
  • Duerma más horas o toma una siesta durante el día.
  • Reduce la velocidad en preparación para tu cuerpo.
  • Permítete callarte cuando interactúes con otros. (Permite que hagan la mayor parte del trabajo)
  • Busca maneras de relajarte, como un baño o hacer yoga
  • Queda te en casa si sales normalmente
  • Lee y contempla
  • Solicita mensajes en tus sueños antes de irte a dormir (si necesitas orientación)
  • Dibuja, pinta o lee
  • Honra tu sangre reciclándola en la tierra (diluyéndola con agua, muchas mujeres tienen una planta especial que riegan para que crezca fuerte)
  • Crea tu propia tienda de la Luna o alojala puedes dedicarte a la quietud
  • Encuentre maneras de aliviar y calmar naturalmente cualquier síntoma que tengas y explora la causa raíz de ellos
  • Haz ejercicios suaves como caminar en la naturaleza
  • Cuídate y respeta este período de muerte simbólica y literal de la forma que sea más natural y amorosa para ti.
  • Diseña tu propio ritual de Luna……depende completamente de ti y de tus necesidades personales. Sin embargo, el punto más importante es darte el espacio para reducir la velocidad, callarte y tratarte con ternura.

La naturaleza nos ha bendecido a las mujeres con la capacidad de vivir de acuerdo con un ciclo sagrado. Este ciclo sagrado nos ayuda a honrar nuestras necesidades energéticas, sexuales, emocionales y espirituales cada mes. Mientras que la menstruación se ha vuelto «tabú» y fea, en realidad es una gran bendición. Nos brinda la oportunidad de reconectarnos con nosotras mismas y también de examinar qué debemos dejar en nuestras vidas.

No culpemos a nuestras madres ni a las sociedades por enseñarnos a huir de nuestros cuerpos y odiar nuestros períodos; solo actuaron por ignorancia. Mi esperanza es que podamos unirnos una vez más como mujeres, para reclamar esta antigua sabiduría dentro de nosotras para que podamos guiar a las próximas generaciones con respeto por este ciclo sagrado interno.

Rosa Puerto