Muchas personas están sintonizando sus capacidades curativas y aprendiendo cómo usarlos. Las dos preguntas que mis alumnos me hacen todo el tiempo son: “¿Cómo elegir un cuenco tibetano?” y “¿Cómo sé cuál es bueno para un chacra específico.” La gente también llama para obtener un cuenco con una cierta nota musical.

Recordad que se hacen muchos cuencos ahora que parecen viejos y no lo son. Los metales, los tonos, la historia o la herencia espiritual de los viejos instrumentos que hacen que los antiguos sean tan singulares.
Elegir un buen recipiente-cuenco  requiere de algunas cosas.

Calidad: Educarse a sí mismo en la mirada y el sonido de un buen cuenco y aprender de alguien que sabe. Muchas personas venden cuencos y la mayoría son nuevos y hechos a máquina para parecer viejos. La mayoría de la gente no será capaz de notar la diferencia entre uno antigüo y una buena reproducción. Sólo porque alguien vende un cuenco o es tibetano no significa que estén bien informados.

Se necesita un ojo y oído entrenados. 50 años….. eso es nuevo para mis estándares. Un cuenco viejo verdadero tendra por lo menos 100 años y más a menudo centenares de años. Hay varios signos de la edad en un cuenco incluyendo la forma, las marcas adentro y hacia fuera, el grueso del metal especialmente en el fondo (más fino es generalmente más viejo), y el tono. Además, no todos los cuencos viejos son buenos cuencos. El tono, las vibraciones, los armónicos, el despertar, el calor y la longevidad del sonido entran en juego. Los cuencos se hicieron en una variedad de regiones del Tíbet y su forma y marcas son reveladoras. Algunos de los cuencos tienen como su intención primaria la transformación de la conciencia, y algunos tienen la de la curación física. Esto puede determinarse por su forma.

Un cuenco de alta calidad, antiguo es una inversión con un rango de precios de 110 para un cuenco muy pequeño a miles de euros para uno enorme. Si es barato y viejo, entonces probablemente se obtuvo de una manera menos que honorable, o no es de buena calidad.

En el otro lado de la moneda es el vendedor el que sube el precio alegando que un cuenco del siglo XVI o XVII. Si realmente quieres determinar la edad exacta de un cuenco, tienes que carbonizarlo, derretirlo y destruirlo. Pregunta dónde y quién autentifica los cuencos y cómo se determinó la edad y sintoniza con tu intuición acerca de la historia que te están contando. Descubre de dónde vienen…..¿Nepal, Tíbet, Mongolia, o la India?. Averigua cuánto tiempo el proveedor ha estado comprando cuencos y cómo los obtiene.

En Asia, la única manera de establecer una relación buena y confiable con un proveedor es que que durante un período de muchos  años ha comprado y seleccionado cuencos y así obtiene los mejores.

Uso: Es útil determinar para  que vas a utilizar el cuenco: es decir, ¿meditación, enraizarte, curación física? ¿Quieres integrar unos cuencos en una modalidad existente o usarlos con otros instrumentos de forma musical?, o ¿convertirte en terapeuta de sonido? ¿Deseas utilizarlos en clases de yoga para la relajación al final? ¿Eres  enfermera y deseas usarlos con los pacientes durante tus rondas? ¿Es esta una manera para que tu llames a las reuniones corporativas a tus delegados?

Las respuestas a estas preguntas también tendrán un impacto en tus elecciones. Es una buena idea  saber de antemano para que vas a utilizarlo antes de comprar. Recoger cuencos es también un proceso orgánico. Si obtienes un cuenco de buena calidad y te tomas el tiempo para tocarlo realmente hasta que conozcas sus muchas voces y tonos posibles, entonces obtener otro  es una cuestión de elegir aquellos que armonizan fácilmente con el primero en el contexto de cómo serán utilizados.

Mazos .. Hay muchos tipos de mazos es decir: madera, cubierto de ante, o de fieltro  y cada uno está disponible en versiones finas, pesadas y ligeras. Cada mazo producirá un sonido diferente cuando lo utilices correctamente. Recuerda que tanto los cuencos como los mazos necesitan “romperse en el tiempo” y eso sólo puede suceder a fondo tocando. Cuanto más toques, más ricos serán los sonidos que escucharás. Al igual que cualquier otro instrumento, los cuencos responden de manera diferente cuando los metales se calientan. A medida que los mazos desarrollan ranuras y textura, también ofrecen mejores texturas de sonido en los cuencos.

Tono: Un cuenco debe sostener su vibración y permanecer por bastante tiempo cuando golpeado produciendo varias capas de tonos y  armónicos. Si la vibración y el volumen de un cuenco se sacude rápidamente, no es de alta calidad. Igualmente, si tiene un tono singular o suena poco es también de calidad inferior. Siempre golpea un cuenco con la porción acolchada de la madera o el ante para producir un sonido expansivo suave.

Cuando tocas  un cuenco (frota el borde con la pieza de madera o mazo) hay varias cosas a considerar. ¿Cómo ‘despierto’ el cuenco?: algunos cuencos suenan de inmediato, y algunos necesitan ser tocados por un tiempo. Esto no es ni bueno ni malo, pero es importante saberlo para no descartar un instrumento potencialmente grande simplemente porque no suena de inmediato. Recuerda también que nunca se puede “obtener” un cuenco que suene .. sólo se puede invitar el sonido y esperar a que se presente. Cuando escuches un cuenco, escucha tu cuerpo. Si abres tu corazón, o te mueve profundamente de alguna manera; si sientes hormigueo en todas partes, o si el tono afecta directamente a una zona de tu cuerpo o de tu tierra, estas son todas buenas señales. Se crearon cuencos para la transformación y la curación de la conciencia. Es importante sentir su efecto en ti.

Si tienes más de un cuenco, entonces es bueno tocarlos juntos para que sus tonos armonicen. Eventualmente, lo harán de todos modos, porque esa es su naturaleza y magia, pero ¿por qué no ayudar el proceso comenzando con cuencos que suenan bien juntos de inmediato? Ten en cuenta que con varios cuencos, reproducirlos en un patrón puede sonar muy bien y otro patrón no!

Estética: La apariencia de un cuenco también es parte del proceso de selección. Su tamaño, forma y personalidad deben ser atractivos. Ya que hay muchos tipos de cuencos, cada uno con su propia historia y forma, es una buena idea pasar algún tiempo sólo mirando para ver si hay uno que te atrae más que otros. Cuando la coloques en tu mano, debería sentirse maravilloso, como si perteneciera allí. No debe ser demasiado pesado para ti o demasiado pequeño para el tamaño de tus manos. Hay algunos cuencos que tienen marcas de martillo profundo y algunos que tienen una pátina de brillo. Algunos tienen mantras sincritos y otros tienen símbolos sobre ellos. Todas estas cosas deben ser tomadas en consideración cuando  buscas un cuenco.

Cuencos y Chacras: En occidente trabajamos con siete chacras. Los tibetanos trabajan solo con cinco regiones del cuerpo. Los cuencos fueron creados para traernos de nuevo a nuestra experiencia de la interrelación de todas las cosas; Por lo tanto no están calibrados para trabajar con un chacra, con exclusión del resto. Su naturaleza misma abarca nuestra totalidad. De esta manera son instrumentos muy diferentes a los diapasones y cuencos de cuarzo.

Sin embargo hay algunos cuencos cuyo tono y tamaño se prestan más naturalmente a ciertas áreas del cuerpo. (Es decir, tonos bajos para enraizarse, cuencos más grandes para los pies, tonos medios calmantes alrededor de la cabeza, y tonos más altos y tazones pequeños sobre el 3r ojo, para el corazón, el plexo solar y el sacro son buenos tener cuencos en descendente- patrón tonal del corazón al sacro.) Cada cuenco también responderá a la intención. Tener muchos es maravilloso pero recuerda que incluso si solo tienes UNO  él impactará a todos, y no solo a un chakra.

En Occidente, estamos preocupados por asignar cierta nota a una cierta área del cuerpo. Esto funciona bien con algunas modalidades, pero como los cuencos tibetanos producen armónicos y, puesto que se crean para reflejar la integridad, no es necesario elegir un cuenco para una nota. Esto no descarta el enfoque más occidental de elegir cuencos específicos y correspondencias a las áreas del cuerpo, pero le da una perspectiva más amplia desde la cual elegir.

Como ya sabes dentro de la terapia del sonido hay muchas escuelas y opiniones, esta es la que yo siento.

Rosa Puerto