Iniciación al Equinoccio de Otoño
De todas las cuatro estaciones iniciáticas del año, ninguna quizás es más difícil describir que los eventos, pruebas y triunfos que pertenecen a la iniciación del Equinoccio de Otoño técnicamente llamada el Gran Paso. Se asocia con los misterios de la muerte.

¿Porque? Os cuento…..

Los Pratyeka Buddhas, santos y grandes seres humanos, ejemplifican un aspecto de los eventos correspondientes a la iniciación equinoccial de otoño, porque llega el momento en el ciclo de vida o historia esotérica de un Pratyeka Buddha cuando toma la decisión final respecto a cuál de los dos senderos debe de tomar: primero, el de regresar entre los seres humanos como un Buddha de la compasión; o segundo, el de avanzar firme en el sendero del logro individual para sí mismo, con la luz de la eternidad brillando en su frente, pero con el corazón cerrado al grito de miseria y muchas veces de desesperación que brota de las multitudes de peregrinos que luchan en el camino detrás de él.

¿Quienes eran?

Se dice que los Pratyeka Buddhas lograban la iluminación por sí mismos, sin el uso de maestros o guías, contemplando el principio de Pratïtyasamutpäda. Únicamente existen en eras donde no hay buda y las enseñanzas budistas (Dharma) se han perdido. Pueden surgir varios en la misma era y, a diferencia de los Budas supremos su iluminación no es compartida, sino interior. Los Pratyekabudas aparecen como maestros de la doctrina budista en los tiempos prebudistas.

¿Que es el Gran Paso?

Un Pratyeka Buddha definitivamente escoge el Gran Paso, muere absolutamente. Y no vuelve. Él ha llegado a ser uno con sus partes divinas y espirituales, pero en un recinto cerrado de forma autosuficiente, de tal manera que aunque su ser brille como un sol y esté hundido en el inefable misterio y dicha de nirvana, su campo de conciencia está limitado a su propio huevo áurico aunque éste esté ampliamente difundido o esparcido. Él permanece sumergido en las profundidades de la conciencia cósmica, per inconsciente de todo excepto de sí mismo. Extraña paradoja, en verdad, que aunque es parte de la conciencia cósmica del sistema solar, él entiende esto y lo siente solo en la medida en que se refiere a la percepción de su propia esencia. A diferencia de un Buddha de la Compasión que es consciente de todo.

El Gran Paso es la cuarta y última iniciación que cada Maestro de Sabiduría debe pasar, y las glorias a las cuales él debe renunciar.
En esta iniciación son aprendidos todos los misteriosos e intrincados secretos relacionados con la muerte, algunos de ellos sublimemente bellos y otros horribles.

Se trata de que la estructura del iniciado sea rota y dividida por un momento. Para que uno quede libre y pueda ascender y volver a casa.

Lo que ocurre en el caso de un ser humano corriente cuando muere, es una completa inconsciencia porque no ha evolucionado lo suficiente para entender lo que esta pasando, sin embargo, para la mónada divina libre del maestro-iniciado todo es completamente consciente y claro.
Cada fase del proceso de la muerte que ocurre en los seres humanos ordinarios le ocurre también al iniciante. Cada envoltura del alma es abandonada, dejada a un lado y por un tiempo olvidada, hasta que la divinidad desnuda queda sola, un fuego viviente de energía en una memoria auto consciente y auto cognoscitiva.

La muerte, en las majestuosas ceremonias de la iniciación del Equinoccio de Otoño, no es sino que una ascensión, una resurrección de ciertos elementos groseros a elementos mucho más etéreos.

A diferencia de lo que hace un Pratyeka Buddha, nos ayudaria practicar lo que un Buddha de Compasión haria. Las energias que fluyen del corazón de un Buddha de Compasión son activas, constructivas, creadoras, estimulantes, y directamente alentadoras por su fuego vital.
Te vuelves como un Observador Silencioso.

¿Que nos ayudaria durante el otoño?
El ser humano es hijo del universo, compuesto de todos sus elementos y por consiguiente, es un microcosmos.

En estos momentos la humanidad necesita escucharse y soltar lastre individual para que a nivel colectivo avancemos todos juntos.

Es una época para soltar parte de tu sombra no aceptada.

¿Como hacerlo?
Tomando consciencia de los aspectos diversos o formas en la que la sombra toma protagonismo en nuestras vidas.
Perdonando los aspectos inflingidos a nosotros mismos y aceptando lo que hayamos hceho a otros inconscientemente.
Liberarlo a La Fuente, y en adelante con la consciencia asumida de ello para que el futuro se despliegue desde otro lugar, otra perspectiva.

¿Para que?
Para ser autenticos y vivir con integridad porque cuando nos mentimos y vivimos en un falso yo, la vida no la vivimos de verdad, nos volvemos simples espectadores de ella.

Si quieres aprender a realmente integrar tu sombra y renacer este otoño e invierno te recomiendo este curso semanal que empezara después del equinoccio de otoño Círculos de escucha, silencio, creatividad y comunicación.

 

Rosa Puerto