Liberando nuestra voz, cantando desde el alma…..transforma nuestras emociones.

Realmente no podemos escapar del sonido de nuestra voz. Este lleva la vibración de la verdad del momento, de nuestra vida actual. Nuestro miedo, rabia, culpa y vergüenza, nuestro amor y alegría, todos reflejados en el sonido de nuestra voz.

Cuando aprendemos a liberar los bloqueos de miedo, rabia, culpa y vergüenza a través de nuestra voz, también liberamos bloqueos a nivel físico y emocional. Esto produce un cambio energético en nosotros y empezamos a fluir más fácilmente con la vida.

Cuando liberamos emociones, creamos más espacio para poder experimentar amor, alegría y sentir la integración de nuestra alma y esto también puede expresarse a través de entonar con nuestra voz. Canciones de rabia, y canciones de amor caminan juntas mientras exploramos las regiones misteriosas en el bosque de nuestro ser.

Cantar una canción de cuna a tu niña-o interior te aporta confort y sanación. Es tan simple como darte un abrazo y tatarear, quizás empezando por dos sonidos que van y vienen y después dejando que la canción emerja. Es maravilloso hacer esto a cualquier hora, pero especialmente antes de dormir. Si eres lo suficientemente valiente, canta una canción de cuna a un amigo-o o a tu pareja.

Mientras experimentamos la narración de nuestra historia personal también abrimos un nuevo nivel de expresión en el cual permitimos que nuestra historia se convierta en nuestra canción.

O quizás después de una experiencia muy fuerte de liberación catártica, podemos traducir una emoción en sonido y permitir la energía de la emoción dirigir la corriente de la música y el movimiento.

La posibilidad de abrir nuestra identidad con los arquetipos del artista, sanador, poeta, chaman, maestra, y así extendiéndolo en una canción en el que cada personaje está totalmente vivo. Ser guiada a través de visualizaciones-meditaciones y movimiento, descubriendo lo que está despertando en nosotros en cada momento y ofreciendo nuestra verdad a través de palabras, poesía y canciones; siendo todo el proceso maravilloso lleno de misterio, creatividad e intimidad.

Cuando estamos en la naturaleza o en un lugar sagrado, permitimos que la energía del lugar, las rocas, flores, océano, montaña, ancestros tomen forma y expresión a través de nuestra canción. Esto es otra faceta del origen de la energía y de la voz cristalina.

Tanto si estas de pie, como si te sientas en ese lugar, declara tu intención de ser un instrumento para el más alto bienestar de todos, respira la luz y la energía del lugar, siente la fusión, el volverse uno, y deja que la canción nazca de la respiración, la belleza o el dolor o quizás de la unión de todos unidos con el espíritu de la naturaleza, el espíritu guardián de ese lugar.

Conectar con nuestra alma y el amado-a, el matrimonio sagrado, la luz eterna interior y expresando esta unión, totalidad y profunda paz a través del silencio o del sonido es una experiencia realmente poderosa. Resonar con la luz del alma entonando a través de la voz de tu cuerpo puede ser estático. Cantando con otros, volviéndose uno con su esencia y permitiendo que la energía y el sonido expresen la belleza del ser es también una experiencia muy profunda y sanadora.

La voz es una extensión de nuestra respiración y la respiración es una extensión de la luz. Si hablamos o cantamos con la conciencia e intención de que somos portadores de la Divina Luz Amor Sonido y Vibración a través de nuestra voz, la transformación puede suceder para ti y para otros. El ser humano es un instrumento increíble para la música y el baile del prana, chi, espíritu, luz y amor. Esta energía esta tan cerca como nuestra respiración, voz, nuestra verdadera historia/ canción, el sonido de lo sagrado y la canción de nuestra alma.

Rosa Puerto