MANERAS DE RECLAMAR EL PODER DE TU DIOSA GUERRERA INTERIOR

¿ERES UNA DIOSA GUERRERA?
Más allá de todas las etiquetas, clasificaciones de género, creencias e historias que todos llevamos sobre nosotras mismas, fluctúando en dos tipos de energía diametralmente opuesta, pero divinamente interconectada: lo masculino y lo femenino.
Vemos, escuchamos, sentimos y cultivamos la energía masculina en todas partes. La energía masculina es ardiente, dura, lógica, orientada a objetivos, proactiva y centrada en el exterior, e impregna todo, desde la religión, el sexo, a nuestras relaciones y nuestra vida laboral.
La energía masculina, o energía de Dios, domina nuestras vidas porque su propia naturaleza es gobernar, mandar y controlar. Esto no es necesariamente algo malo, pero después de siglos de inclinarse ante los “dioses” feroces, industrializar el mundo y vivir con reglas, ideales y objetivos agresivos y orientados a objetivos, es hora de que reclamemos el poder de lo femenino en nuestras vidas.

¿QUÉ ES EL DIVINO FEMENINO (Y POR QUÉ IMPORTA)?

La energía femenina es pasiva, suave, abstracta, intuitiva y nutritiva, y está encarnada por la luna, la tierra, el agua y el invierno / otoño. Como una frecuencia suave pero sensual, la energía femenina también está vinculada a la procreación y la sexualidad, que es precisamente por lo que ha sido rechazada durante tantos siglos debido a los valores religiosos represivos de los padres de la iglesia patriarcal masculina.

La energía Divina Femenina, o energía de la Diosa, es una fuente de energía sutil pero inmensamente vital en nuestras vidas. Sin él, estamos fuera de contacto con nuestros cuerpos, nuestras emociones, nuestros sueños y nuestra madre tierra. Sin ella, vivimos vidas en la superficie, persiguiendo metas vacías, ambiciones centradas en el ego y valores desolados que están desconectados del misterio, el asombro y la magia de la vida.
Sin honrar y cultivar el divino femenino en nuestras vidas, nos sentimos incompletas y eternamente insatisfechas, siguiendo caminos que son destructivos para el planeta y tóxicos para aquellos que amamos. En pocas palabras, sin reconocer y nutrir la energía femenina dentro de nosotros, estamos incompletos y nuestras vidas se sienten superficiales.
Inspirada por el libro de HeatherAsh Amara, quiero explorar el proceso de encarnar lo masculino y lo femenino en la vida cotidiana y cómo puede beneficiarnos.

¿ERES UNA DIOSA GUERRERA?
Solo cultivar lo divino femenino en nuestras vidas también puede dejarnos desequilibradas e incompletas. Cuando tenemos demasiada energía de la Diosa en nuestras vidas, podemos caer en espiral en el caos siguiendo caminos autodestructivos y emocionalmente reactivos que nos dejan víctimas de cualquier capricho emocional que tengamos, y cualquier impulso cruel de los demás. De hecho, demasiada energía de la Diosa puede conducir a adicciones, auto-compasión y roles de identidad poco saludables como el Complejo de la Mártir.
Es por eso que necesitamos equilibrar a Dios y a la Diosa dentro de nosotros; lo masculino y lo femenino, el ánima y el animus. Aquí es donde la Diosa Guerrera entra en juego.
La Diosa del Guerrero es una mezcla sagrada de lo masculino y lo femenino. Como su nombre lo sugiere, la Diosa del Guerrero es a la vez una sagrada mezcla de fuerza, determinación y valentía de voluntad de hierro, así como receptividad, espiritualidad y ternura. Tanto el yin como el yang se mantienen en equilibrio dentro de la diosa guerrera, o nutriendo a Dios, y por lo tanto se siente una profunda sensación de plenitud, confianza y alegría.

COSAS QUE PUEDES HACER PARA REDESCUBRIR LA DIOSA GUERRERO DENTRO DE TI

Personalmente, una gran parte de mi propio viaje hacia la recuperación de mi poder como Diosa Guerrera fue aceptar lo extremadamente desequilibrada que estaba hace años a nivel emocional. Cuando era niña crecí no solo profundamente arraigada en los valores, creencias y metas de la sociedad de un Dios masculino, sino que también fui adoctrinada en una cultura dentro del franquismo. Una epoca en la que se enseño que tenía que salvar mi virginidad hasta el matrimonio, tener hijos, quedarme en casa y cocinar, usar vestidos y faldas, permanecer sumisa y por supuesto, permanecer fiel a Dios (quien, por supuesto, fue representado como un ser masculino).

No fue hasta tuve un cambio radical hacia los 33 años en el que atravesé un proceso de metamorfosis masivo, desordenado y cambiante y en el que descubrí la bella y equilibrada paradoja de lo que soy. Yo soy tanto la oveja como el león, soy el sol y la luna, soy fuego y agua, soy lógica y emocional, soy sensible y fuerte, soy una estudiante de la noche y del dia.
Soy una Diosa Guerrera, y tú también. Sé lo difícil que puede ser encarnar esta fusión de dos opuestos, esta alquimia energética, pero es posible, y a continuación te daré una idea de cómo redescubrir este equilibrio divino dentro de ti, ya seas hombre o mujer :

1. EXPLORA TU HISTORIA.
Todos tenemos historias que contamos sobre nosotros mismos. Me refiero a estas como “historias” porque todas tienen un principio, un medio y un final, y son productos de nuestras memorias, experiencias pasadas, adoctrinamiento religioso y mitos culturales. Por ejemplo, tu historia podría ser esto: “Mi nombre es Jaime. Soy un hombre al que le encanta comer e ir a partidos de fútbol con mis amigos. Soy un hombre que me gusta estar con mis amigos y realmente no entiendo a las mujeres aparte de cuando estoy con ellas en la cama “. O tu historia podría ser:” Soy Tamara. Soy una esposa tranquila y madre de dos niños a la que le encanta la astrología. Aunque mis hijos realmente no me entienden, sacrifico mucho por ellos y mi esposo. Soy una dadora más que receptora”.
¿Qué roles específicos de género puedes identificar en tu historia personal que puedan ser limitantes? Algunos ejemplos podrían ser que eres un chico, una chica, una madrina, un hombre / mujer de negocios, una madre, un padre, un líder, etc. Al identificar estos roles específicos de género, y qué tan dominante es el masculino / o la energía femenina en tu historia, puedes abrir una puerta para tu crecimiento.

2. HABLE CON TU VERDAD. Se honesta y se sincera. ¿Qué es lo que realmente quieres de la vida, de otras personas y de ti misma? Deja de sentarte en el asiento trasero de la vida y date permiso para tomar el volante por una vez. Sí, es bueno fluir con vida, pero también es bueno ser honesto contigo mismo y con otras personas sobre lo que realmente quieres y necesitas.

3.ENCIENDE TU VOLUNTAD. A veces es necesario ponerte de pie y ser asertivo de una manera respetuosa. La mayoría de nosotros tiene problemas con la voluntad, con establecer límites saludables y perseguir lo que amamos. Si tienes demasiada energía masculina, serás dominante y agresivo. Si tienes demasiada energía femenina te darás cuenta de que eres manipuladora y pasivo-agresiva. ¿Cómo puedes encender tu voluntad de una manera saludable y equilibrada?

4. COMPROMETETE CONTIGO. El compromiso implica utilizar la mente y el corazón. El corazón dice: “Me encanta esto, quiero hacer esto”, y la mente dice, “Esto es sabio, esto es lógico”. Cuando te comprometes contigo en el camino de la Diosa del Guerrero, te estás comprometiendo a amar todo lo que eres – Tanto los elementos claros como los oscuros, los agradables y los desagradables, los bellos y los feos. Esto es lo que es el verdadero amor propio, no una forma moderna e inconfundible de auto-engrandecimiento, sino una aceptación profunda, dolorosa y revolucionaria de lo que”tu” estas compuesto. Así que comprométete a amarte a tí mismo/a. Este es el componente más fundamental de lo que crea una Diosa Guerrero.

5. CELEBRA TU SEXUALIDAD. Honrar quién eres en un nivel sexual profundo es extremadamente difícil. Todos llevamos siglos de culpa ancestral, depravación y represión. Pero la verdad es que eres un ser sexual, y ser un ser sexual no es “incorrecto”, “sucio” o “inmoral”, como tantas veces se nos ha enseñado. En cambio, nuestra sexualidad tiene una inmensa fuente de creatividad, poder y energía que es una poderosa fuerza de la naturaleza y literalmente motiva la mayoría de la vida en la Tierra. La exploración y aceptación de tu sexualidad puede ser un proceso largo y lento, pero sus beneficios son inmensos.
Por ejemplo, en mi consulta he tratado a varias personas que en algun momento descubren que se sienten sexualmente atraídas tanto por hombres como por mujeres, al principio se sintíeron avergonzadas, confundidas y perdidas, sin saber qué pasaba. Pero finalmente lleguaron a aceptar esto como una parte hermosa de la diversidad paradójica que forma sus identidades.
En tu caso, explora, acepta e integra tu sexualidad no solo te ayudará a convertirte en una persona más segura, creativa y centrada, sino que lo hará. También te ayuda a liberar las viejas cadenas de culpa y vergüenza que podrían estar impidiéndote experimentar verdaderamente la felicidad de esta experiencia de vida.

6.RECUERDA TU FORTALEZA Y RESPONSABILIDAD PERSONAL. La energía del guerrero es alimentada por la fuerza interna, y esta fuerza interna proviene de la auto-responsabilidad. Con la auto-responsabilidad se trata de “soltar la mierda” que es la autocompasión, la culpa y la evasión, y ser proactivo en tu vida. En este sentido, la Diosa Guerrera auto-realizada no representa largas fiestas de lástima, desempoderamiento de roles de identidad o entornos tóxicos. La Diosa del Guerrero no piensa en sí misma como “perdida”, “victimizada” o “atrapada”, sino como salvaje y libre, y ¡ay de cualquiera que se interponga en el camino!
Si estas atrapada en una rutina en este momento, es posible que seas tu, tu propio Salvadora. No espere que nadie más te ayude, pero tampoco temas pedir ayuda. Tú eres la que has estado esperando.

7. ENTRA EN TU SABIDURÍA. Tú tienes dentro de ti los misterios y las maravillas del universo. Y tu vida puede ser un testimonio de lo que es emerger de los reinos telúricos de la tierra, a la brillante luz del día. Eres una semilla que está floreciendo. Honra el proceso de tu crecimiento que viene en forma de lecciones difíciles y experiencias de vida dolorosas. Deja que la tierra húmeda de tu vida te nutra. Prepárate para crecer, florecer y morir, y de nuevo mil veces. Así es como maduras con alma. Esta es una oportunidad para encarnar su sabiduría duramente ganada, y ya aprendida.

ERES UNA DIOSA GUERRERA …. eres la Madre y el Padre; la amante y el amado; la noche y el día. Quiero que compartas debajo de tus propias luchas, triunfos, realizaciones y consejos de la Diosa Guerrera.

Rosa Puerto