Aquí teneis una técnica maravillosa para resonar y equilibrar el cuerpo de un amigo o ser querido, tal como me enseñó uno de mis maestros dentro de la Terapia del Sonido, Jonathan Goldman.

No hagas esto si no te sientes bien o no estas enraizado. Párate frente a la persona, puedes ayudarte  teniendo a un amigo de pie detrás de como ayuda en caso de desequilibrio. Pide permiso antes de comenzar. Conéctate profundamente a la tierra y conéctate a través de tu chakra corona. Simplemente píde ser  un canal para los sonido sagrados .

Pide ser un instrumento de salud para el bien supremo de la persona, y centra tu intención en la curación.

Empieza a entonar una alta frecuencia en el corona de esta persona, escanea su aura, y muevete hacia abajo por los chakras terminando en una nota baja en la base, es decir los pies . Utiliza los sonidos vocáles a medida que avanzas. A continuación, invierte y comienza a subir de nuevo de bajo a un tono alto, notando cualquier armónico fuertes que repentinamente “surja”, o donde tu voz se rompa o cambie. Este es un área que necesita un sonido sanador, así que permanece en esa frecuencia, entonando desde el amor y la luz en esta área desde tu corazón y tercer ojo.

¡Nunca lo fuerces! El sonido viajará a través del cuerpo de la persona dondequiera que se necesite – esto no es siempre el área donde tu estás entonando. Después de 5-10 minutos probablemente habrás hecho lo suficiente, así que acaba apretando los hombros de la persona. Es una buena idea tanto para ti  y la persona beber agua pura después de esto.

Espero que esta técnica y ejercicio dentro de la terapia del sonido, te ayude en tu camino

Rosa Puerto