A través de la psicoterapia asumimos que las enfermedades y crisis que atravesamos, con sus correspondientes síntomas de agitación, miedo y bloqueo, son oportunidades que nos brinda la vida para realizar cambios.

El terapeuta es aquí un acompañante del alma; un barquero que acompaña la travesía a los que se dirigen a la otra orilla de la vida. Es como una especie de “matrona” que asiste al proceso de alumbramiento, de nacimiento de un nuevo yo.

El terapeuta acoge abrazando con empatía al que sufre, y señala ayudando a enfocar la conciencia en  aquello que da sentido a la existencia. Ello permite encontrar ese gran tesoro que es el conocerse a uno mismo.

Lo que te propongo no es luchar contra “el mal” sino “a pesar” del mal. Con la psicoterapia conseguirás aceptar tus limitaciones y aprender de la experiencia del que cae, convirtiendo el error en aprendizaje.

Muchas personas  vienen a la consulta buscando soluciones y anhelando claridad. En realidad, lo que buscan (aunque no sean conscientes de ello) es un nuevo modelo mental y el despertar a un camino mayor que de profundo sentido a su vida.

La mayoría de las personas que solicitan terapia psicoterapéutica son personas sanas que quieren conseguir ser más felices de lo que son. Algunas de ellas se sienten desorientadas, atraviesan crisis y buscan un desarrollo integral en su vida a través de la terapia y de dar respuestas a todas sus preguntas.

La rosa carece de por qué: Florece porque sí. No hace caso de sí misma. No pregunta si se la ve.

Con estas sesiones te ofrezco la unión de lo espiritual con lo psicoterapéutico facilitando así el crecimiento de tu propio yo. Esta terapia te pondrá en contacto con tu identidad esencial.Una vez aliviado el dolor y la inquietud que han motivado la iniciación de la terapia y una vez aprendidos nuevos patrones mentales que construyen un ego más feliz, entonces abordamos  aspectos tales como:

  • La búsqueda del sentido de la vida
  • El ejercicio de la creatividad
  • El “desapego” o facultad de distanciarse del ego y observarlo
  • La experiencia interior de certeza
  • La visión de lo que en realidad somos
  • La capacidad de amar sin objeto, como estado de conciencia
  • El ámbito de la intuición
  • El sentimiento de trascendencia
  • La capacidad, de servir y amar a todos los seres sensibles

Rosa me ofreció su experiencia y formación de años para acompañarme en mi proceso de sanación, despertar y transformación. Un entorno cuidado con cariño donde uno puede abrirse, expresar y sanar lo que necesita. Muy recomendable. Las cualidades esenciales de Rosa, su creatividad como forma de sanar, crecer, expresar y ser me acompañaron en varios procesos personales. Pablo, psicólogo.

Vine porque no podía relacionarme de una manera saludable y eficiente y esto me estaba afectando en el trabajo y con mi pareja. Rosa me ayudó a conectar con el origen de este bloqueo y gradualmente a volver a confiar, abrirme y equilibrar mis emociones. Ahora expreso lo que siento estableciendo limites saludables. Gracias por acompañarme en este viaje transformador. Lourdes, administrativa.