Expresar nuestras verdades espirituales sobre quiénes somos y lo que realmente queremos es la clave para la paz y el bienestar espiritual. Al escucharnos a nosotros mismos, confiar en nosotros mismos y reconocer lo que realmente sentimos, podemos cambiar lo que no funciona y vivir de una manera más significativa y decidida.

La mayoría de las veces, nuestras verdades espirituales se traducen al idioma que conocemos. Para algunos de nosotros, la religión con la que crecimos es el mejor idioma; para otros, un sistema de nuestra propia elección tiene más sentido. Cualesquiera que sean tus creencias o tu camino espiritual, que sepas que lo divino se manifestará en el lenguaje y las imágenes con las que te sientas más cómodo.

Cómo juega el destino un papel en nuestra vida

El destino nos llega como pequeños toques en nuestra conciencia. Si las pequeñas señales no nos llegan, el destino puede golpearnos en la cabeza con mayor fuerza. A veces, nuestro destino, o las verdades espirituales, pueden romper el muro que hemos construido entre nuestra vida y nuestro propósito divino, lo que nos hace repensar nuestras vidas. Si te encuentras en una encrucijada similar, los talleres y programas del Centro Rosaleah pueden ayudarte a estar más abierto a tus verdades espirituales.

Confiando en nosotros mismos

Confiar en nosotros mismos es un desafío para muchos de nosotros. Pregúntate: ¿Confías en ser amado, protegido y apoyado? ¿Confías en que todo está funcionando para tu mayor bien? Si no es así, es posible que desees comenzar a pedirle al divino más confianza y luego esperar señales de que tu vida y Dios están escuchando. Así es cómo:

Invita diariamente a lo divino a entrar en tu vida a través de la oración, la meditación o la comunión con la naturaleza. Si eres un atleta, conéctate con lo divino a través del esfuerzo físico.

Ten paciencia mientras comienzas a abrir tu conexión. El proceso requiere amabilidad, buena voluntad, verdad y, a veces, disciplina.

Honra la conexión que tienes actualmente y otras verdades espirituales te abrirán la puerta a mayores niveles de conexión. A menudo oriento a los participantes de los talleres para que pidan a su propia sabiduría superior orientación y señales de que están en el camino correcto. Los animo a escuchar los mensajes internos sobre su propósito y dirección y a visualizar resultados positivos o pacíficos.

A través de este trabajo, he aprendido que podemos huir de nuestro destino por un tiempo antes de que Dios nos haga imposible continuar haciéndolo.

Recuerde mantener tu mente abierta mientras buscas tus verdades espirituales. Y recuerda que confiar en ti mismo es la clave. Buena suerte.