Las palabras te pueden hacer reír o llorar, sanar o herir y no sólo provocan emociones sino que también desencadenan acciones, por eso en este post te voy a explicar cómo puedes cambiar tus emociones y tu vida con el poder de la palabra, ya que es la herramienta más sencilla para transformar tu vida.

A través de la historia de la humanidad, los grandes líderes han usado el poder de la palabra para transformar emociones, crear nuevos movimientos políticos o de pensamiento para dar forma al curso del destino.

Aquí te dejo algunas frases que han marcado la historia.

• “Solo sé que no sé nada” – Sócrates.

• “El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice” – Aristóteles.

• “El mundo es bello, pero tiene un defecto llamado hombre” – Friedrich Nietzsche.

• No permitas que ningún ser humano te haga caer tan bajo como para odiarle” – Martin Luther King.

• “Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla” – Sigmund Freud.

Hay que ser consciente de que las palabras son nuestro vehículo para expresar y compartir nuestra experiencia con los demás y forman tus creencias, por lo que cambiando estas, que utilizas de manera inconsciente, serás capaz de cambiar tus creencias.

Por lo tanto,

¿te das cuenta de que las palabras que eliges habitualmente también afectan la forma en la que te comunicas contigo mismo y, por lo tanto, con lo que experimentas?

En estos años he tenido el placer de ver como miles de las personas a las que he ayudado, tan sólo con el hecho de cambiarles una palabra clave en nuestra conversación, todo cambia al instante, es decir, una palabra cambia la forma en la que las personas se sienten y cómo se comportan.

Es decir, no es lo mismo decir;

• Confundido que curioso

• Disgustado que sorprendido

• Enfadado que desencantado

• Agotado que recargando

• Fracasado que aprendiendo

• No esta mal que no podría ser mejor

• Fuerte que imparable

¿Sientes el cambio?

Simplemente cambiando tu vocabulario habitual puedes cambiar instantáneamente tu pensamiento, tus emociones, tus acciones, tus creencias… ya que las palabras que utilizamos describen nuestras emociones y pensamientos.

Así como dices, piensas. Así como piensas, sientes. Así como sientes, vibras. Así como vibras, ATRAES.

Una selección efectiva de palabras para describir una experiencia concreta, cambia nuestra realidad activando nuestra fortaleza emocional y nuestro ingenio, por otro lado una selección pobre de palabras puede quitarnos todo el poder de decisión y acción.

Pero, ¿Cómo cambio mis palabras para cambiar mis emociones?

Hay tres factores que afectan al cambio emocional, tu enfoque, tu lenguaje y tu fisiología, aquí te muestro una gráfica para que puedas verlo.

Por ejemplo;

Para enfadarte, tienes que prestarle atención a algo (enfoque) describirlo de alguna manera (lenguaje) y tu respuesta física (fisiología), por eso como ves el lenguaje es el factor más rápido y eficaz para que cambiemos nuestras emociones.  

¿Alguna vez te has tomado el tiempo para darte cuenta de las palabras que usas habitualmente para describir las emociones que sientes?

El problema es que no elegimos nuestras palabras conscientemente para describir nuestras emociones, es algo que viene de nuestro inconsciente por creencias y le atribuimos palabras a nuestras experiencias que se convierten en nuestra realidad.

Ver el impacto del lenguaje cuando viene de personas nos hablan, no es difícil, por ejemplo, si alguien te dijera, “Creo que te puedes estar equivocando”, en lugar de  “Eres un mentiroso”,

¿tendrías una respuesta emocional diferente a esa simple palabra?

El mismo proceso exacto ocurre con las palabras que utilizamos dentro de nosotros mismos, pero desafortunadamente, somos menos conscientes de su impacto.

Las palabras tienen un efecto en la bioquímica de nuestro cuerpo, puedes ver en este experimento a unas partículas de agua el efecto que producen en nuestro cuerpo teniendo en cuenta que somos 60% de agua.

Te propongo un ejercicio para que cambies tu vida con el poder de la palabra.

Escribe una lista con 10 palabras negativas que usas habitualmente y cámbiala por 10 palabras sinónimas con significado positivo que vas a usar de ahora en adelante.

Escribe una frase con cada una de las palabras negativas que usabas antes y la misma frase con la nueva palabra que vas a usar de ahora en adelante.

Por ejemplo:

• Enfadado – Desencantado

• Ansioso –  Expectante

• Confundido –  Curioso

• Deprimido –  Desenfocado

• Disgustado – Sorprendido

• Ridículo – Consciente

• Agotado –  Recargando

• Fracasado –  Aprendiendo

• Herido – Fastidiado

• Odio – Prefiero

• Contento – Excelente

• Aceptable – Fantástico

• No esta mal – No podría ser mejor

Ahora bien,

¿Realmente quieres cambiar tus emociones, tu vida, tus creencias y tus decisiones?

Te propongo un reto que cambiará tu vida en 10 días

Cambia tus palabras por las de la lista que has hecho para romper tu propio patrón de pensamiento y sentimiento durante 10 días y empezarás a notar cambios asombrosos.

P.D: Para transformar nuestras vidas debemos seleccionar conscientemente las palabras que usamos y comprometernos conscientemente a ampliar nuestra selección de palabras.