“Lo que protege y purifica la mente” (sánscrito).

Los mantras son semillas implantadas en la mente, catalizadores para desarrollar una mayor conciencia.

Sonarán repetidamente en un ritmo constante, ya sea en voz alta o en el interior, la repetición permite que el sonido trabaje a niveles más profundos. Muchos no tienen ningún sentido lógico, por lo que la mente no se queda atrapada en el análisis.

Esta repetición hacia el interior se puede iniciar en cualquier momento y lugar. Canta durante 5 a 15 minutos, desvaneciéndote en silencio mientras diriges la energía hacia adentro, y luego te sientas en el silencio durante el tiempo que necesites. Como con todo el trabajo que tiene que ver con  sonido sentirás el efecto en el silencio después de entonarlos.

Hay miles de mantras “tradicionales”, así como los creados para un individuo. Uno muy conocido es Om Mani Padme Hum – El cántico Mantrico a la Alokitesvara, Buda de la Divina Compasión. Normalmente se traduce en Occidente como “Salve a la joya en el centro del loto” tiene una multiplicidad de significados, trabajando a muchos niveles diferentes.

Om se dirige al Absoluto o Creador, siendo el sonido universal (Omnes latino – todo, todo).

Mani, la joya, es el Divino que mora en el corazón, llamado padme, el loto.

Hum representa nuestro ser individual como una chispa de la conciencia universal.

Según el Venerable Ngawang Tashi Bapu, una traducción del significado interno es

“Transformando el cuerpo, el habla, la mente en cuerpo puro, el habla, la mente a través de la práctica del amor y la compasión inseparablemente con la sabiduría”.

Si quieres practicarlos o aprender nuevos mantras, ven a nuestras clases de terapia de sonido o al curso de voz que imparte el centro, en el aprenderas varios de todo el mundo o puedes practicar comprando el CD

“Universal Mother” https://www.rosaleah.com/product/universal-mother-mp3/ que vendemos en la web o puedes pasar por el centro. En el hay varios en hebreo, sánscrito, árabe, ingles, etc…

Rosa Puerto