“Te duele el cuerpo porque aún no has aprendido a disfrutar.

Te duele el cuerpo porque te alimentas, de dolor y sangre animal.

Te duele el cuerpo porque acumulas viejos odios y rabia sin gestionar.

Te duele el cuerpo porque te niegas a desarrollar tu vitalidad y elasticidad corporal.

Te duele el cuerpo porque lo castigas con adicciones e inmadurez emocional.

Te duele el cuerpo porque rechazas el presente y permitas que los recuerdos te definan.

Te duele el cuerpo porque no cierras etapas y te vistes de víctima en el drama que creaste.

Te duele el cuerpo porque amas la herida que no quieres sanar.

Te duele el cuerpo porque has sucumbido a la apatía y te has dejado ganar.

Te duele el cuerpo porque dudas merecer una vida sin traumas y alas para volar.

Te duele el cuerpo porque has cedido tu voz al clan familiar.

Te duele el cuerpo porque no vives en paz.

Te duele el cuerpo porque no te atreves a valorarte más.

Te duele el cuerpo porque callas cuando debes gritar.

Te duele el cuerpo porque culpas al amor de tu obsesión por dominar.

Te duele el cuerpo porque exiges un respeto que no te atreves a generar..

Te duele el cuerpo porque confundes una relación con un ring donde poderte desahogar.

Te duele el cuerpo porque no te atreves a conectar con tu divinidad.

Te duele el cuerpo porque te da miedo la libertad.

Te duele el cuerpo porque lo intoxicas con químicos y falsa publicidad.

Te duele el cuerpo porque no sabes que has nacido para triunfar.

Te duele el cuerpo porque no inviertes en silencio ni haces las paces con tu soledad.”

– H.Saran Kaur –

Cuantas personas se quedan con menos de lo que realmente son debido a creencias, expectativas familiares, sociales. Aceptando situaciones, trabajos, parejas , vida que solo hace que abrir más aun el agujero interno que sentían. La respuesta a su liberación siempre ha estado dentro, nunca fuera. Nunca estuvo ni en un estatus, una carrera, una imagen, una pareja..nada de eso.

La respuesta siempre ha estado dentro de ti. Esperando ser hallada. Ser reconocida. Esperando, si esperando a que tu decidas soltar todo aquello que no es cierto acerca de ti. Todo aquello que te niega, te anula, te invade, te confunde…..

¿Como volver a reencontrarse?

Tan solo el compromiso contigo y aceptar que seguir en una zona de confort por miedo y esperar a que otro te de aquello que tu no te das, no es la solución….ese es el primer paso.

Rosa Puerto