“ORACIÓN DE DESPEDIDA A TODAS LAS QUE FUI”

Habría que leer este texto, mínimo, una vez al día. Es precioso y tiene una vibración de gratitud, amor y desapego que hace que tu energía se eleve mientras lo lees.

Renazcamos una y otra vez cada vez más fuertes y poderosas, tal y como el ave fénix renace de sus cenizas brillando cada vez más y con más majestuosidad.

Este texto es para Ti:

A todas las que fui un día. Gracias…

A mis partes ya muertas. Gracias…

A mi pasado ya cumplido. Gracias…

A mis partes olvidadas que dejé en lugares que ya no recuerdo. Gracias…

A mis partes que alguna vez se quebraron en miles de pequeños trozos que jamás encontré de nuevo. Gracias…

A mis partes vacías que alguna vez intenté llenar con distracciones, apegos y obsesiones. Gracias…

A mis partes frustradas y enfadadas por los deseos jamás cumplidos. Gracias…

A mis partes que ya no van conmigo y ya ni siquiera me hacen sentido. Gracias…

A mis partes que no quise ni pude abrazar. Gracias…

A mis partes que no se atrevieron a marcar límites por miedo a no ser aceptadas. Gracias…

A mis partes que alguna vez se maltrataron y dejaron maltratar por otros. Gracias…

A mis partes que no creyeron en sí mismas. Gracias…

Hago hoy un réquiem para su despedida. Agradeciendo su tránsito en mi vida, pues es a todas esas versiones de mí que agradezco tanto. Hoy despido y libero en absoluta rendición a todo lo que ya cumplió su tiempo.

Es gracias a todas mis pequeñas muertes que hoy hay un nuevo espacio para la oportunidad, la vida y la creación.

Gracias vida y gracias muerte por danzar armoniosamente ante mí. Hoy celebro la vida y canto fuerte ante este nuevo nacimiento. Y a mis partes ya muertas, las abrazo, las amo, las honro, agradezco y despido, pues fueron lo que mejor pude hacer por mí en aquel momento y lugar, por lo tanto, no las critico, sino que les rindo todos mis honores.

Es por ello que hoy más que nunca siento que puedo volver a nacer, y como la primera vez renazco desnuda y sin corazas, nuevamente como una mujer de loto, las corazas ya no son necesarias, por lo que doy una nueva bienvenida a la autenticidad en toda su luz. Y desde esa ingenuidad me permito nuevamente abrazar la vida, hoy más fuerte que antes, para dar mi primer aliento vital en este nacimiento.

Querida y amada versión antigua.

Ya cumpliste tu rol

gracias