Los sonidos que emanan de los cuencos tibetanos actúan realizando un masaje vibracíonal al oyente a nivel físico, emocional y mental.

Estimulan el equilibrio de ambos hemisferios cerebrales y  también la actividad de ondas alfa y beta de nuestro cerebro. La terapia vibracíonal con cuencos tibetanos nos van a equilibrar y armonizar nuestra propia resonancia personal. Tienen una alta capacidad de descongestionar y relajar nos a través de sus frecuencias.

Su masaje nos armonizara, aflojara y destensara los músculos, aumentando las defensas en nuestro organismo y proporcionándonos una relajación profunda.

Indicado especialmente en casos de estrés

Los cuencos tibetanos tiene la capacidad de armonizar principalmente el sistema nervioso y el cardíaco, elevan las defensas del organismo predisponiendo a estados profundamente introspectivos beneficiosos para la salud, reduciendo la segregación de hormonas relacionadas con el estrés y elevando las endorfinas. La onda sonora producida a través del frotamiento continuo del borde del cuenco por un elemento de madera, alcanza una nota  que se sostiene durante largo tiempo penetrando la materia y actuando a nivel celular, sintonizando por resonancia y simpatía. También actúa en el ámbito del hábitat, quebrando estructuras energéticas negativas depositadas en el espacio, específicamente en los rincones y en todo lugar en donde se perciba la energía estancada o desvitalizada.